Todos buscamos conectar

amanda

Ayer aproveché mi horario de comida para sacar algunos pendientes. Entre ellos, el tediosísimo: ‘lavar el coche’.

Tenía 15 minutos así que aproveché para pasar al auto-lavado más cercano, que promete ‘tu coche listo en 10 minutos’ y luego aclara ‘a puerta cerrada, sólo lavado por fuera’. Sí, seguro ya sabes cuál es.

Con el paso de los años, me he ido haciendo más exigente. Antes de tomar cualquier decisión, pienso en el servicio que me ofrecen, el precio, la atención a los detalles y, sobretodo, en mi tiempo.

Pagué la cuota y me dirigí al tobogán de limpieza. La experiencia inicial fue un poco aterradora porque todo parecía requerir mantenimiento y no dejé de pensar que los espirales rayarían alguna parte del coche.

Saliendo de allí me recibieron un par de muchachos con sus toallas para el secado. Los dos traían cara de ‘no quiero estar aquí‘ así que comenzaron a hacer su trabajo de la manera más desordenada y desganada posible.

Volteé a ver alrededor, parecía que no había nadie a cargo. Como si el/la gerente no quisiera que lo/la vieran o que hablaran con él/ella de manera alguna. Un desinterés que parecía ‘cascadearse’ hasta el último empleado.

No hay interés en el empleado, ‘¿Tuviste problemas con un muchacho? ¡¿qué importa?! ellos de todos modos vienen y van‘. ¿Cuánta rotación habrá en este auto-lavado? –me pregunté.

No hay interés en el empleado y, por tanto, no hay interés en el cliente. 

De ahí que generalmente ofrecen un servicio con un factor inesperado -en negativo- ‘chin, no limpiaron bien la cajuela‘ o ‘dejaron pegostiosas las llantas y ahora se ensuciaron al momento que salí a la calle‘ o ‘ya no arreglaron los espejos laterales y por poco me estrello intentando corregir mi visibilidad‘.

Me imagino que piensan en alguien que tiene una necesidad + opciones limitadas. ‘Ya volverán‘.

Conclusión: No hay razón para cambiar.

Fui buscando conectar con alguien pero en realidad nadie me miró a los ojos o intentó sacarme conversación. Ningún ‘¡buenas tardes!’, nada de ‘¿le ofrezco algo más?’. Y ¿cómo pedirlo? si en verdad nadie se siente particularmente bien estando ahí.

En cambio pienso en aquella cafetería a la cual llegué, me hablaron por mi nombre, me recibieron como si me conocieran de hace tiempo y un: ‘gracias por darme la oportunidad de servirte‘ bien sincero, que parece que salía directo del corazón.

Ese empleado me inventó una bebida con tal de que me quedara, además me la regaló porque no estaba en el tabulador oficial. Y lo hizo sin consultar a ningún gerente.

Ese empleado tenía muy claro el propósito de su trabajo y, por lo tanto, tenía la autonomía para tomar ese tipo de decisiones.

¿Qué tipo de empresa queremos? ¿una que conecte con el empleado/cliente o una que lo deje todo a la suerte?

¿Quieres aprender a usar el storytelling de negocios para escuchar mejor? Inscríbete al taller INSPIRA que daremos el sábado 29 de marzo de 9am a 5.30pm. Más información aquí.