Responde la pregunta

– ¿Vas a venir el lunes?, preguntó Luis.
– Y ¿por qué no habría de venir? respondió Mariana con otra pregunta.
– Pues porque en realidad no me da la cabeza para aprenderme las fechas de tu curso.
– El curso es jueves, viernes y sábado.
– Ah, ¿o sea dura tres días?
– Sí, medio día por tres días.
– Entonces, ¿sí vienes el lunes?
– Sí, sí vengo el lunes.
– Gracias.

Esta conversación, que pudo haber durado 10 segundos, duró un minuto o poco más. Muchas veces hacemos pesado/cansado el diálogo por no responder a la pregunta que nos hicieron.